El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Psicologa para mujeres

EL COMPLEJO DE PREÑEZ EN EL VARÓN I *

En el paradigmático caso Juanito, Freud menciona el complejo de gravidez en el niño y en otros textos conceptualiza la teoría de la cloaca. Partiendo de estos componentes la autora se  propone estudiar  el complejo de preñez en el varón.

La investigación sexual infantil se originaría en la pregunta ¿de dónde vienen los niños?
Si situamos esta pregunta en el varón y relacionada a la Teoría de la Cloaca, la primera hipótesis del niño es la de que todo, (los objetos inanimados) y todos (lo animado, incluyendo animales, insectos; hombres y mujeres, incluso él mismo) pueden tener niños. Sólo que la teoría de la cloaca pone el acento en la expulsión y el tener niños implica una compleja ambigüedad**:

  • Tener equivale concebir, hacerlo: producción o participación en la producción. (Vamos a  buscar/ tener un niño o un hijo).
  • Tener equivale embarazo: albergar un futuro producto. (Va a tener una nena).
  • Tener  equivale parto: expulsión del producto. (Tuvo mellizos)
  • Tener equivalente de propiedad: prodigar cuidados, poseer el producto. (Tiene dos hijos).

Esta polisemia indica que la teoría de la cloaca es insuficiente como  hipótesis definitiva a la pregunta, y que quizás cuando el niño piensa que todo y todos pueden tener niños también esté pensando en albergarlos antes de expulsarlos, en concebirlos antes de albergarlos: todos pueden tener niños significa que el niño cree que todos pueden embarazarse y parir y que él mismo desee tener niños con toda la complejidad que el tener involucra. Este deseo de preñez  –no enunciado por Freud– es quizás una de las formas en las que se manifiesta el complejo de preñez en el varón.

Fases del Complejo de Preñez

Consideramos paradigmático al caso Juanito por lo que le permite pensar a Freud en relación a la teoría que está construyendo y porque en él encontramos momentos de la investigación sexual infantil y fases del desarrollo del complejo que estamos analizando.

Fase I: Certeza de preñez

 Esta fase podría enunciarse con la siguiente frase: “Todos pueden tener niños”.
Si embarazarse y parir representa a la maternidad, podemos considerar que en esta fase sólo existe una maternidad universal.
–todos pueden–.

La paternidad, como la pensamos los adultos, no existe sino como una maternidad del padre; para la subjetividad ubicada en esta posición psíquica, la paternidad es igual a la de la madre. Ser fecundado, embarazo y parto es posible para ambos sexos.
Leemos en el Caso Juanito:
Ante la amenaza de llamar al doctor para que le corte “la cosita”.
– “Y entonces con qué harías pipí”.
–“Con la cola”– contesta Juanito. Existe una idéntica valoración, si le cortan la cosita, le queda la cola. ¿Con la cual puede tener niños?

Fase II: La sospecha y el conflicto

  Inevitablemente ve o escucha algo que desmienta la primera hipótesis. Comenzará a relacionar el embarazo con el  parto y estos sólo con la mujer. No sin resistencia, se abandona la teoría  –y se conserva, quedan huellas en el psiquismo–. Se llega a la segunda frase: “Sólo la mujer puede tener niños” : concebir/ embarazarse/ parir.
Esta fase  puede desdoblarse en dos momentos, la sospecha y el conflicto. Es probable que el niño en esta etapa también asocie embarazo y parto con la madre cuando “se entere” de la sangre menstrual, cosa que a él no le sucede.
 Continuando con el caso:
El gran acontecimiento en la vida del niño es el nacimiento de su hermanita.
– “Pero, de mi hace pipí no sale sangre” – dice cuando ve restos sanguinolentos en una palangana –el día que nace su hermana– “en la que fija su atención en lugar de mirar a su madre”.
Juanito sospecha que quizás él no pueda tener niños como su madre. Duda: “¿no es verdad que también soy tuyo?” Le pregunta a su padre.
  Es el momento de máxima tensión ya que el niño descubre que sólo la mujer puede tener niños pero aún desconoce el papel del padre en la fecundación, éste podría ser visto sólo como un rival en el afecto de la madre.
Decimos que es el momento de máxima tensión porque el niño descubre que no puede tener hijos y no sabe todavía que puede tenerlos, si sumamos a este descubrimiento la amenaza de castración, puede perder otra valiosa posesión, de la cual ignora la función que cumple en el tener niños.
El conflicto se produciría por este desconocimiento y el niño considere, teniendo en cuenta el deseo intenso de preñez, –quizás como Schreber– que perder la cosita sería transformarse en mujer para tener niños ya que no existe otra posibilidad si se ignora el papel que juega el varón en la concepción.
  La  renegación es la primera reacción:
-¿Por qué no tienes tú una niña? Oh, sí; ya la tendrás, sólo tienes que esperar.” Le dice a su padre.
Y llama “ mis niñas, mis niñas” a sus amigas.

Fase III: La huella del padre

 Empujado por intensos, oscuros e incontrolables impulsos, prosigue la investigación y llega  a la frase:La mujer sola no puede tener niños”.  
Algún significado del concepto tener se retiene, el varón puede tener niños con una mujer.
Este tercer momento se encuentra signado por alguna representación de la intervención del varón en la pregunta original: el descubrimiento del padre.
 Juanito dice:
“- Lo sé. Antes yo era la mami, ahora soy el papi.” El resaltado es mío.

 

 

Historiales y Complejo de Preñez 

·En El Hombre de las ratas  encontramos:
  “El contenido  de la vida sexual infantil consiste en el quehacer autoerótico de los componentes sexuales predominantes, en huellas de amor de objeto y en la formación  de aquel complejo que uno podría llamar el complejo nuclear de las neurosis , que abarca las primeras mociones tanto tiernas como hostiles hacia padres y hermanos, después que se ha despertado el apetito de saber del pequeño, las más de las veces por la llegada de un nuevo hermanito”. ¿Qué despierta en el niño pequeño la llegada del nuevo hermanito? ¿La sospecha de su imposibilidad de parir?

 · En el análisis del “Hombre de los lobos”, Freud escribe: “Hasta entonces no había tenido razón alguna para suponer que los niños venían sólo de la mujer. Por el contrario su chacha  le había hecho creer que él era sólo de su padre, y su hermana de su madre” [entonces, él podía tener un niño] ... “pero oyó que María era la madre de Dios. En consecuencia los niños venían de la mujer y no era ya posible sostener las afirmaciones de la chacha.Ya no podría tener niños.
“Comprendía tan sólo que la relación entre padre e hijo no era tan íntima como le parecía”.  Sospecha de la existencia del padre, ¿cuál es la  relación que puede tener él con su padre? (Los resaltados son míos).

  Un hecho importante en nuestra investigación es que los adultos de los historiales de Freud no pueden tener hijos con sus mujeres:
·El Hombre de las ratas habla de una operación que dejó estéril a su amada,
·  Sabemos que el Hombre de los lobos no tiene hijos y
· en la autobiografía de Schreber  nos encontramos con la “repetidamente malograda esperanza de tener descendencia”.
Quizás el posicionamiento alrededor del hecho irremediable de que no se puedan tener hijos, ni siquiera con una mujer, es el que produce modos de resolución “patológicos”.

  Tenemos más preguntas que respuestas, el deseo, sabemos, es indestructible. Y los conceptos olvidados e inolvidables de nuestra teoría, también.

 

* Publicado en  www.psyche-navegante.com.ar  Marzo de 2002
** Colaboración del Lic. Jorge Rodríguez

 


El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms