El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Lo femenino
Publicado el lunes 18 de julio de 2011 a las 16:34

¡Llegamos al 13!  Número caro a nosotras aunque no lo sepamos. Los laureles perdidos asociados al número y su mala estrella están explicados debidamente en un capítulo de mi libro. Un antecesor  de ese trabajo fue este reportaje de Blanca Rébori en el legendario Raíces de Radio Nacional.

http://tinyurl.com/3sl4v9z  http://tinyurl.com/5sybzjx

http://tinyurl.com/3hbw3d3 http://tinyurl.com/695mabj

Agradezco cibernética y profundamente a Julián Rodríguez Rona la edición del Audio.

 LO FEMENINO 

Dije en el boletín anterior que los hombres y los dioses tuvieron muchísimas peleas y que debemos dejar que se las arreglen, cuando digo hombres me refiero específicamente a lo que llamo discurso masculino  que encarnamos todas y todos.

Para ejemplificar: lo masculino adora el orden, las clasificaciones, las etiquetas, los cajoncitos. En este afán de pureza y prolijidad  catalogan la existencia y todo lo que no encaja en ese obstinado afán se considera enfermo.

 

Y aquí sí, me pongo un poco feminista, la mujer no entra en esos cuadraditos por dos poderosas razones:

Una, que es primordial: todo lo que se dijo de las mujeres lo escribieron los hombres. Como los caballeros aprendieron a leer y a escribir unos miles de años antes que nosotras, ellos, teóricamente, y sólo porque cantaron pri en letras de molde, “saben” qué es parir, cómo son los orgasmos femeninos, de qué lado amamantar primero, etc. Por lo cual es difícil que alguna mujer, viuda o argentina  califique en esas precisas descripciones completamente ajenas.

La otra razón es que lo mujeril, por definición, es inabarcable e inencajable. Lo  realmente femenino en hombres y mujeres es la desmesura.

Por eso Pandora y Eva no se sujetan aunque las pinten con corsés o calzones de lata.

El terrible daño es que todas y todos estudiamos de esos manuales y salimos a rotular  lo más campantes, expresiones espontáneas y saludables, como si se trataran de aberraciones. Aprendemos en todas las profesiones lo que está bien y lo que está mal como la mejor fruta que mandaron los adanes.

Adoro a Eva y voto por Pandora porque quieren saber de verdad. No tienen miedo de equivocarse y se tirarían sin dudar al mar del belcanto –como  decía la lectora Patricia dos boletines atrás–, no hacen cálculos ni respetan miedos o prohibiciones.

Ojo, no estoy diciendo que hay que andar por la vida rompiendo todo al paso, desconchadas como un caracol sin casa. Los dos aspectos pueden –y deben– complementarse.

Pero uno de ellos permanece inexistente. Creo que los mitos rescatan a pesar del tiempo, la distancia y las circunstancias que le dieron origen, un estilo, una forma una característica humana poco conocida, poco explorada: Lo Femenino que, para mi gusto continúa misterioso y todo lo que no se entiende tiende a catalogarse de “locura”.

En ocasiones, se intenta explicar lo inexplicable bautizando con nombres un poco naif (que es la forma moderna de decir tonto) como intuición, o el científico “hemisferio derecho”; sexto sentido o cualquier otro rótulo cuando precisamente lo que cuesta es aceptar que no se puede entender algo tan diferente con los mismos moldes. 

El discurso masculino nos priva de otros conocimientos y desarrollos. Y como dice un proverbio africano  “Un solo pie no basta para saltar una zanja ni para trazar un sendero”

 

Como psicóloga de mujeres aprendí que  hombres y mujeres tienen aspectos femeninos poco estudiados que muchas veces enferman y que tendríamos que escribir un par de siglos más (destapar unas cuántas ollas y arrancar otras tantas manzanas) para empezar a hacernos escuchar.

Me voy por ahora, con otro proverbio africano para meditar:

La gallina sabe cuando amanece, pero espera el canto del gallo.

 

Continuará





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado aún este artículo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms