El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Fondo duro, trato amable
Publicado el lunes 1 de agosto de 2011 a las 23:56

Las relaciones con los demás
 
Una vez, el DT de un equipo de ciclismo, admitiendo que es muy difícil dirigir un grupo, me confío el secreto de la felicidad, que a su vez había recibido de su padre “fondo duro, trato amable”.
Aparentemente sencilla, la frase no es tan fácil de ponerla en juego pero lo intentaremos.
 
Fondo duro quiere decir, más o menos, no moverse de lo que uno quiere o considera justo, el contenido, la base, lo que necesitamos.
Trato amable se refiere a la forma de expresarlo.
 
Para las mujeres suele ocurrir al revés, fondo amable (hacé lo que quieras), trato duro (me tenés repodrida.)
¿Por qué será?
 
Creo que se nos dificulta desde el vamos el manejo de la agresión, no es lo mismo patear pelotas y tobillos que cuidar y atender muñecas y bebés.
Existe una tendencia a guardar el NO para más tarde, acomodarse a las expectativas y demandas “sólo por esta vez”.
 
En lugar de seguir teorizando sobre lo que sale mal y sus probables causas, propongo aplicar la regla del maestro ciclista.
 
Por ejemplo, en el laburo.  Los tanos decían “Donde se come no se caga”. Simple y extrema sabiduría,  el trabajo no es un club de solos y solas. Muchos sinsabores se ahorrarían sino se forzara una simple relación laboral en intimidades de variado pelo.
Fondo: “Acá vengo a trabajar unas horas, cobrar mi sueldo y nada más”.
Trato: Saludar con sonrisa recatada aunque duela el zapato o no se haya pegado un ojo (para evitar explicaciones); comentar las  noticias del correo electrónico y no amarretear con las colectas de los regalos.
 
Otro cántaro lleno hasta el borde de quebrantos es darle y darle al chamuyo de los más íntimos sentimientos. Muchas novelas de adolescentes basan la comunicación en “decí lo que te pasa”. Los padres creen que deben saber y los novios y las amistades… y los psicólogos/as. Esta clase de “conversaciones” se transforman en un campo de batalla –ataques, huidas, defensas, estrategias, represalias– “sin querer queriendo” como dice el Chavo.
Duro: “No quiero escuchar, no me interesa saber que me tratás mal porque en tu infancia bla, bla, bla” o “ni mamada pienso contarte lo que me pasa. Primero, porque no te importa y segundo porque que ni yo misma lo sé.”
Amable: “Gordo, no es momento para que hablemos esto.”
 
Ya que me metí con parientes y amistades, los primeros son vínculos primarios –madres, padres, Brothers&Sisters– no se cortan jamás ni aunque una parte se mude a la China o se muera (se puede mandar a freír churros para siempre a cualquiera de ellos y a las dos horas tomar mate como si nada). Los otros se riegan, hay que cuidarlos.
En ambos, el lema del entrenador evita cometer irreparabilidades. Arrepentimientos, culpas y cobrar facturas.
 

Como en París, tenemos la custodia de nuestro sagrado metro cuadrado que debemos respetar (nos) y hacer respetar. Un lugar se crea, como dije, con agresión sana, a los codazos como en el futbol. Desde el simple NO  http://www.silviafantozzi.com.ar/no.php  hasta clavar las uñas por los espacios personales. Como decía un viejo analista, la libertad se conquista.   

El fondo&trato a solas con la mismidad permite criticarnos con anestesia. Ayuda a extirpar ciertas costumbres propias como La Queja, hablar mucho y sólo de lo malo engorda las calamidades. Popularizada, parece que la conversación es un torneo de desventajas y estar/sentirse bien, una patología.
Otra planta carnívora es la Necesidad de Tener Razón, abandonarla es sacarse la mochila más grande de la historia de la humanidad.

 

Estas especies no se eliminan con voluntarismos (podar los yuyos “malos”) hasta diría que crecen más fuertes.

Una forma saludable es tropezar con un gusto, un interés, algo por fuera del trabajo, los estudios, la pareja, la familia. Un intercambio inintencionado con la otredad abre puertas y ventanas personales. Además, cuanto más repartida esté la pizza menos tensiones y conflictos soporta cada porción. Si una persona sólo trabaja o sólo tiene novio mira con lupa o con microscopio detalles que hacen la vida insoportable (la propia y la ajena).
Cuando los defectos propios y ajenos, (juro que son sinónimos), hacen mucho ruido hay que darles bola, explorarlos. Son una fuente eterna, inacabable de crecimiento y encontrarles la vuelta creativa son vitaminas para el “yo soy”. Y antioxidantes para el “yo soy así”.
 
La última idea es de mi cosecha: el humor salva todo y mucho no nos enseñan sobre este tema, los que se ocupan de nuestra education.
De todas maneras la sabiduría está disponible, como el DT de los ciclistas. Plenos de aventuras y contradicciones, la yeca, el rioba que entonan los tangos y la inapreciable peladura de rodillas del tupido “ensayo y error” no son tan duros maestros.  
 
 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado aún este artículo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms