El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Cansa estar alerta
Publicado el lunes 29 de agosto de 2011 a las 23:33

 
 
Cansa
 
Muchas lectoras de una u otra manera han expresado el cansancio que representa vivir en “alertez” (término acuñando por una extraña afín, así nombra un analista famoso a sus pacientes, “esos extraños afines”).
Debo discrepar, el estado de alertez no es para nada agobiante. Refresquemos un poco aquello de lo que se quejan mis queridas lectoras.
Por ejemplo, todo lo que no hay que hacer cuando él se pone loquito http://tinyurl.com/3od7xkx ; o como seguir teniendo una vida cuando los padres envejecen http://tinyurl.com/42tj5dr. Cuidarse de intrusiones de amistades y parentelas, anque de la barra brava femenina, coro de bienintencionados y devastadores comentarios. Los festines de los hijos y el marketing en nuestra billetera.
 
Me viene a la memoria una imagen, cuando era chica se representaba a los domadores de circo con una silla (para que no se le arrime el león) y un látigo. Da la impresión de que hay que vivir con una silla y un látigo. Y, sí, lo siento, la impresión es correcta.
Cansa tanto “fondo duro, trato amable”; poner en el freezer al jefe o a la suegra, no desvivirse por agradar.
Peeero, mis queridas, cansa muchísimo más vivir en la adaptación perpetua contestando las pelotitas que tiran los demás y correr para alcanzarlas hasta la General paz, por más Tecnópolis o verde que haya.
El antídoto es centrarse en una misma, laburar mucho para averiguar qué se necesita, evitar la re-acción, es decir cometer alguna acción porque otra/o hizo “A” y mi “B” nunca hubiera existido sin esa primera piedra-letra que articuló alguien.
Abrir la boca cuando corresponde y cerrarlo cuando ídem.

Caminar la propia senda con los menores altibajos posibles, decir No a tiempo, encontrar espacios de tranquilidad, de boludeo sano, en la casa y en una misma paradójicamente mejora notablemente las relaciones humanas y perrunas.

Para centrarse no hay recetas. Para unas es salir a correr, otras “rumian” más en las caminatas, mirar vidrieras, escuchar música, o simplemente como digo en mi libro (está mal que me cite a mí misma, ya lo sé): Lo femenino, rimbombante nombre que engloba vaya a saber qué cosas no se postula sino a la sombra de lo masculino, con listas de temas para pensar, con roles asignados por milenios. Sin mente autónoma, sin cuerpo libre. No sirve.
Tengo que realizar un enorme esfuerzo, aquietarme en la tarde y preguntarme, constantemente, en silencio, con las primeras estrellas, por años... ¿qué somos?, ¿qué queremos?, ¿qué es el poder femenino?
Buscar muy hondo, olvidar todo lo que me enseñaron y todo lo que aprendí sin que nadie me enseñe. Pensar sincera, desnuda, agotarme buscando.
Volver sobre mí cada instante, especie de auto-análisis de observadora y observada. Hurgando en mis gestos, explorando mi mal genio. Arrancando del camino de mi pensamiento el odio, por ejemplo, verdadero obstáculo para poder decir algo, para no ser panfletaria, para conectarme con lo que no es más que una sospecha.
 

Otro tip (ahora que están de moda los tips para hacer pizzas, caminar con tacos altos, curar el mal de ojo, dejar de fumar, usar Internet, ascender en el trabajo o viajar sentada en el colectivo) es la escarpada cumbre de la aceptación. Si amas al perro, deberás también amar sus pulgas, dice un refrán africano. Tooodas las empresas humanas tienen sus desventajas, el perro africano también tiene pulgas; el novio, cara de orto; la facu cuando yo estudiaba, paros inconmensurables; los autos vienen con cosas para pagar; los padres con pequeñas miserias; los bancos, colas. Nada es perfecto y esto hasta me parece maravilloso aceptar la imperfección, lo inacabado, lo incompleto es casi diría el secreto de la felicidad, ni la naturaleza está terminada con un punto final que se parecería al piiiiiii que hace la línea del electro cuando alguien es boleta.

Aprender a vivir con lo torcido, el error, (propio y ajeno) es imprescindible, lo bueno de este learning es que jamás se termina, por lo menos hasta el piiiii. 

 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado aún este artículo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms