El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Maldita Tecnología II
Publicado el lunes 24 de octubre de 2011 a las 23:20

 
Maldita tecnología (II)

 
En algunas oportunidades la tecnología es un  tiburón que ronda asesinamente las relaciones. También  mastica el tiempo que se desperdicia en menesteres cibernéticos.
Quiero decir que, a veces, no sólo entorpece la relación con los demás sino con una misma (o uno mismo, no discriminemos).
¿Qué se haría con/en ese tiempo? ¿Da miedo usarlo en otra cosa? aprender un idioma, mudarse, cambiar de empleo, disfrutar de la vida. O, un poquito más atrás de estas ocupaciones, simplemente pensar qué se quiere, si se está conforme, si gustaría algo.
Quién puede tirar la primera piedra de “yo no fui, señorita”. Por ejemplo, antes de empezar o terminar una tarea pospuestísima, navegamos buscando una noticia de poca monta. Antes de empezar o terminar de escribir un libro, corregir un trabajo o responder un mensaje urgente, pero urticante ¿no deambulamos, acaso, por el ciberespacio buscando una inspiración que sabemos que por ese lado no llegará? Una especie de limbo en el que flotan y se derriten las mejores intenciones desligadas de la irremediable responsabilidad/necesidad que tenemos con nuestra propia vida.
¿Hago palabras cruzadas, juego al solitario o navego al dope? Pregunta existencial que precede a los saltos en el vacío de navegar en una misma, (uno mismo, también).
 
Otro efecto de la dupla tiempo-tecno es el de la inmediatez, fabulosa potencialidad. Conservo  la memoria de un pasado no tan remoto en el que las personas (si trabajábamos y estudiábamos) salíamos de casa a las 7 AM, volvíamos a las 10 u 11PM. Nadie sabía nada de unos y otras.
El todoahoraya, como dice la propaganda de una red: Todos comunicados. Todo el tiempo. Siempre (pavada de promesa) tiene como oponente a la fucking espera.
Los eruditos dicen que en realidad lo que quedó en la caja de Pandora fue la espera (y no la marketinera y hollywoodense esperanza) porque adentro del envase estaban todos los males (vejez, locura, enfermedad, trabajo, vicio, pasión) es lógico pensar que lo que sobraba era también un mal y a nadie le revienta tanto algo como esperar aunque sea un examen o una sacada de muela, si tiene que pasar que sea pronto.
¿Se le puede negar autoridad moral para opinar sobre el tema a la secretaria de un dentista? La repuesta es no. Por lo tanto transcribo un comentario de la suprema sabia de las salas de espera: “No sé porqué a la gente le molesta tanto esperar, si a todo hay que darle tiempo,  tener un hijo, tomar un colectivo, pagar una cuenta, que una planta crezca o dé flores…
Lo que produce la tecnología, entre otras ilusiones varias, es la locura insensata de la inmediatez, nos hace creer que es posible obviar el tiempo que se necesita para cualquier cosa. Romper con el mal que se le incrustó a Pandora con un simple enter. Quebrar una especie de conjuro al que estamos ligados desde que nacemos. Hacerle olé a los ritmos, los ciclos y al ir siendo que sólo sucede en el tiempo.
La pausa en una respuesta carcome porque pone al descubierto que no controlamos el tiempo. El tiempo es nuestra cárcel y nuestro cobijo. Y que no es lo mismo desear que tener que hacer.
 
Así como dije en el boletín anterior que aparece en todas las novelas, tragedias y policiales (en nosotras no,por supuesto) la fantasía de ser una mosca para saber qué sucede en esa habitación: está también (en los personajes, claro) la de saber qué piensa la otra persona, qué tiene en la cabeza, qué siente, ese, que se vuelve extraño si no sé al dedillo sus intenciones y motivos (aunque ni él mismo los sepa). En este caso las tareas de espionaje se encaminan a descular los secretos del otro leyendo su correspondencia, mensajes, celular y etc. Como si se estudiara la borra de café, la carta natal o el inconsciente de cada quien.
Debo decir que lo virtual, como su nombre lo indica, es virtual. Y lo que cada quien haga de jugandito, tiene una realidad a la que le falta toda realidad.
Más que autocontenerse y no mirar lo que quedó abierto arriba de la mesa, defiendo la privacidad. Como dijo un sabio que no voy a citar, “el que busca mierda, encuentra de eso”.
Tampoco hay que andar desparramando información que una (uno) no quiere que trascienda. Creo que a esta altura de nuestras conquistas informáticas la computadora es personal. Como no sabíamos nada sobre los efectos de la tecnología, había una compu en la casa para todos, entraba un amigo y se sentaba a toquetear, la convidábamos como un mate. Ya no caperucita. No más. Ese objeto con teclas y pantalla es un espacio-tiempo privado, íntimo, propio. Y su cuidado no puede depender de los demás. Como el diario de la adolescencia guarda nuestro trabajo y nuestros sueños, casi todas nuestras más profundas realidades.
 
Hasta la próxima!
 
 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Mir dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Excelente el comentario de Me. Con o sin vaso de vino cuántas veces mandamos mails que caen como bombas tiempo mucho más que una discusión face to face.
O apretamos el botón equivocado. Tierra tragame. Tarde para apretar delete.
Totalmente de acuerdo que la computadora es personal. Ni el técnico se la puede llevar de mi casa.
Qué cierto que es que no hace tantos años salíamos de casa a la mañana, regresábamos a la noche y durante todas esas horas nadie sabía exactamente dónde estábamos, ni qué estábamos haciendo en ese preciso momento, ni "si habíamos llegado bien" El celular es lo más parecido al cordón umbilical..
Totalmente de acuerdo que la computadora es personal. Nada más personal que mi computadora. Ni el técnico se la puede llevar de mi casa. Sorry, este mail sobre la tecno es largo xq si no me tengo que poner a pensar en mí, como vos dijiste...ja,ja, besos
Nombre cristian dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Comentario Las mujeres y los hombres y la virtualización del propio sistema creado por estos son dentro de nuestra evolución la tortura que acompaña y dificulta la vida, haciéndola ver y sentir como si fuese la muerte.
como la admiro licenciada, sus palabras por suerte son eternas.
Leila dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
"Lo que produce la tecnología, entre otras ilusiones varias, es la locura insensata de la inmediatez, nos hace creer que es posible obviar el tiempo que se necesita para cualquier cosa" Sobre este párrafo quería comentar que trabajo con chicos autistas severos y no tanto y uno de los ejes del tratamiento es trabajar la espera y los turnos, ya que ambos son fundamentales en todo acto de comunicación. Uno habla, el otro escucha sin este intercambio donde la espera atenta es fundamental, no hay comunicación posible.

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 3 de un total de 3

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms