El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Bajá un cambio
Publicado el martes 8 de noviembre de 2011 a las 08:23

 
Bajá un cambio…
 
Esta gloriosa expresión, prima hermana de “Gorda, ¡qué acelerada!”, produce sensaciones incordiosas. La inmediata y automática subida de cambios (cinco por lo menos) y unas ganas locas de violencia multicolor que hasta hace segundos no existían. Con lo cual el acierto de la tomadora o el tomador de temperatura existencial confirma sus dichos. ¿Ves?, estás un poquito sacada.
 
¿Acaso portamos un cartel  solicitando  a quien ande cerca una descripción del estado personal? Un parte actualizado a gusto y piacere de informantes serviciales. Brota cantarina y espontánea como un arroyo: ¿Quién carajo te preguntó? Cuya respuesta no se deja desear: ¿viste?, no andás bien.
 
¿Por qué le doy importancia a esto? “Por múltiples y poderosas razones” dice Freud cada vez que necesita exponer algo.
 
Cualquier observación sobre la mismidad nos coloca en un territorio movedizo. Los buenos neuróticos (personas sanísimas por lo demás) tenemos la tendencia a reflexionar, rumiar, dudar, buscar nuestras culpas y es probable que si alguien nos dice cualquier cosa, encontremos en algún momento del pasado, el presente o el futuro la falla de la que se nos acusa, incluso sentir lo que no sentíamos hace un minuto porque también somos muy “obedientes” a los surtidos reclamos del medio. Más allá de que todos tenemos “estados” todo el tiempo, y si pisamos el palito del celador/a de nuestras variaciones,  transcurrimos con la espina incrustada dispuestos a teorizar: ¡Uy! ¿Se me nota, eso que no sabía que me pasaba?
 
Ojo, vale la pena escarbar en nosotras y nosotros siempre que queramos analizar lo que sentimos, pero nunca hacerlo por una iniciativa externa al paso. Órbita que sólo nos hace gastar energías, tiempo, money, sueño, etc.
 
Por otro lado, ¿qué quiere decir –exactamente– estar un cambio arriba? Que la persona cambiarribada está:
Entusiasmada
Apasionada
Molesta
Contenta
Enojada
Excitada
Cansada
Feliz
Etc. (a veces,  también se siente etcétera)
 
 ¿Y? ¿Cuál es el problema? Quien escucha, ¿no puede sólo acompañar sin amonestaciones? 
Sin querer queriendo  se instala una lógica de subibaja. Alguien predica desde/en un lugar superior de bienestar y serenidad, una especie de Buda fugaz de rioba que, por un instante, se confirma descentrando a la gilada. Ubicándose en el escalón superior de La Sagrada Ley del Gallinero.
 
Como dice un refrán africano, el viento se mete con todo el mundo y no hay quien se lo lleve preso.
El denunciante ajeno puede ser ocasional; alguien que opina  (pero cansa igual) o un verdadero profesional que se esmera en el ejercicio. Su posición también influye, es diferente si se trata de una madre, una pareja, un jefe o una vendedora, por ejemplo. 
Lo very importante como dicen los colegiales es “Sánchez, no te enganches”. Los mismos sabios africanos aseguran que en la casa de la tortuga nada cabe. Numerosas consecuencias podemos desprender de estas palabras:
Respetar sagradamente nuestros entusiasmos; envolver amorosamente nuestras convicciones; resguardar confiadamente nuestras experiencias; acunar enojos y empeños; usar felizmente los “cambios arriba” que se nos canten más allá de las brisas vecinas.
 
Hasta la próxima!
 
 
 
 
 
 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

S.F. dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Gracias! Creo, Merce, que muchas personas tampoco se bancan que los otros estén bien. Ni bien ni mal, si no no se puede jugar a ser Buda.
E. dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Silvia me encanta ,me divierte y emociona,todo junto y más!!!!
Merce dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
¡Uy! ¿Se me nota, eso que SÍ sabía que me pasaba?
¿Y qué hay que esconder?¿ Cuál es el castigo de "no estar bien"?

Lau dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Silvi, Maestra!!! Cada día escribe mejor!
Besobeso, Lau
S.F. dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Gracias! Estamos mejorando este espacio, aviso que el comentario está tardando un poco en aparecer.
Mir dijo: el lunes 30 de noviembre de -0001 a las 00:00
Me encantó lo del "Buda fugaz del barrio" y el último párrafo del artículo donde redondeás perfectamente cómo actuar ante esos comentarios/juicios sobre nuestro estado, que nadie pidió que le hicieran. Coincido que la importancia que le damos al tema proviene de quién es la persona que lo hace. No es lo mismo que el peluquero me diga que baje un cambio a que me lo diga una persona significativa en mi vida.Excelente idea la de crear esta sección...!!! Así el sitio tiene la estética de un web site y la interacción de un blog.

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 6 de un total de 6

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms