El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Cultivar el Ocio
Publicado el miercoles 21 de marzo de 2012 a las 12:30

 

Cultivar el ocio

En nuestra experiencia  el año empieza realmente alrededor del 21 de marzo. Época de planificaciones más o menos realizables. Se nos da por prometer  ir al gimnasio; comer  fruta; cine “una vez por semana”, ser buena.


Un poco contra-natura jaraneamos como la cigarra de la fábula y salimos con los primeros fríos a  “exprimir de una piedra el menguado sustento” http://tinyurl.com/6sohfxo   en lugar de quedarnos bajo techo y con estufa.

¿Por qué se me ocurre hablar del ocio cuando todo es pedaleo, run run de motores, ofertas de actividades y los proyectos florecen en almohadas y agendas? Por múltiples y poderosas razones, dice Freud cuando se atraganta de argumentos.

Con el tiempo iré desarrollando, pero no prometo nada. Lección Nº 1: las promesas son el peor enemigo del cultivo de un ocio benigno.

Este tipo de ocio no tiene nada que ver con estar en una hamaca hawaiana entre cocoteros, no es pereza, ni fiaca. En mi recatado entender, es una capacidad que posibilita estar tranquila, a solas. Sin  aderezo,  en pelo. No es intencional. Es una sensación abrigada y plena de conmovedor encuentro con una misma (pareciera que estoy vendiendo algo, pero lo digo como advertencia, es probable que este estado genere emoción, ganitas de llorar, pero no es estar mal). No es común estar confiada, relajada, sin euforias ni tristezas.

Terreno ignorado, oculto, anónimo… y  jodido, ni el diccionario nos acompaña, considera que el ocio es estar sin trabajo y “un vicio”.

Estar “sin hacer nada” abría la puerta al demonio en la Edad Media, (pecado) y habilitaba la del manicomio o la cárcel en la Revolución Industrial (locura, delincuencia).

Sorri con esquiusmi, no encuentro otra palabra,  acepto sugerencias.

Actualmente, el trabajo engendra la obsesión por el “descanso”. Un estudioso de estados de ánimo asegura que al individuo (o la individua) al que se le impone el ocio (“hacer nada”)  no puede manejarlo, busca distracciones para llenar ese vacío.

Y aquí viene un camino archiconocido y retorcido. Colocarle  al hámster, en su jaulita, una rueda para que juegue.


Peeero… Las distracciones no alivian. Aparece la primera consecuencia, el sujeto y la sujeta  desarrollan estados de mala salud y de morbosidad: hipocondrías, ataques de pánico, colon irritable, resequedad, paranoias leves, persecutas   grossas, tránsito lento, celotipias, caspa, ataques de concha, etc.
 

Entooonnces…
Las empresas se aprovechan y abruman a ciudadanos y ciudadanas con distracciones intercambiables listas para usar: ropa, accesorios, electrodomésticos, celulares, dietas y productos dietéticos, cursos, juegos, sustancias más o menos legales, mascotas, etc.

 

“Creamos el cascabel, los pichos de colores y la mar en coche para que Ud. y sólo Ud. sienta alegría/descanso/relax con este producto único comprobado por millones de personas  (¿en qué quedamos es sólo para mí pero lo tienen todos?) y si Ud. no se divierte no le devolvemos su dinero nada, Ud. es un salame o un depresivo y podemos medicarlo si sigue jodiendo, los costos, siempre, corren por su cuenta, of course.”


El hámster sube de a ratos a la ruedita por hábito o aburrimiento sin ganas de jugar, aunque los demás crean que sí, (perdón  señores y señoras hámsteres, no tengo ni la más remota idea de lo que sienten). Aparte, los demás quieren creer. Como dice Roberto Arlt de los lugares pomposos, berretas y con ínfulas transcontinentales “Y, sin embargo, la gente va. Va porque allí se aburre pensando que se divierte. Y a todos nos gusta engañarnos, ¡qué embromar!”

La oferta  produce la segunda, patética, consecuencia: la persona distraída en el happening publicitario ni se entera de que tiene que desarrollar recursos personales para llevarse bien consigo misma.

Del caldo de “productos para ser feliz” emerge una personita exigente que, por lo general,  reclama afuera la responsabilidad de sus estados. No se apuren, doy ejemplos: supongamos que alguien no se siente muy cómoda con lo que hace, con lo que es o con estar a solas, entonces la culpa es del ambiente (el volcán y sus cenizas, el transporte público o la “carestía de la vida” como decía Jorge Amado) o de los otros que no se ocupan de las necesidades reales o imaginarias, la jefa, el chongo, la empleada, el hijo, se resisten a formar parte del elenco de la novela que cada quien inventa.  

La tercera consecuencia del cultivo del ocio, es quizás la más trascendente en lo inmediato y que nos atañe directamente, este boletín aparecerá mensualmente: haz lo que yo hago. 

Os dejo con una frase para meditar,

                                                en el ocio habita eros


 

Hasta la próxima!


 

 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Sole dijo: el miercoles 11 de abril de 2012 a las 11:40
Querida Silvia: El boletín es encantador, me gustó!! Y tu libro bueno, para masticarlo como se hace con lo que nos gusta, saboreando. Me fascina que te metas con el derecho al ocio de frente y me atrae la idea de que ahí está eros.... Abrazos a montones
Ro dijo: el martes 27 de marzo de 2012 a las 11:17
Muchas gracias, Silvia! Me trajo a la cabeza a una frase que había escrito en un diario íntimo en la primaria que decía mas o menos así.: Me voy a tener que llevar bien conmigo porque me voy a acompañar toda la vida. Todavía le debo a esa promesa y me están cobrando los intereses! . Me van a hipotecar las chapas en cualquier momento!
Lau dijo: el martes 27 de marzo de 2012 a las 11:04
Reflexión: Eros tiene buena prensa pero es difícil de bancar, digo por experiencia. Su enemigo ancestral es imperialista y gana terreno.
Qué remedio, hay que luchar siempre!
Beso
L. dijo: el sabado 24 de marzo de 2012 a las 17:11
Q dificil!! Es lo q me digo desde hace tres boletines... Gozadumbres, barbechos, Ocio. Que nos estás pidiendo??!! Me hago la que a mi no me pasa, eso de distraerme en el "happenning publicitario". Pero ni bien tengo un día libre, me lleno de culpa pensando que lo estoy desaprobechando si no estoy haciendo algo para expimir a fondo el ocio, que contradicción no?
Gracias Sil! Por lo pronto te sigo...

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 4 de un total de 4

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms