El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Por qu茅? Por qu茅?
Publicado el lunes 22 de octubre de 2012 a las 10:02

 

 

Formular, hacer, esta pregunta es una de las peores costumbres malsanas que tanto adoramos en nuestra existencia racional, vicio dañino e insensato, que quizás nos acompaña desde la infancia  cuando la curiosidad era como la hija de Sancho Panza “tan grande como una lanza, tan fresca como una mañana de abril, y  tiene la fuerza de un changador.”

 

Otra cita imperdible y no jodo más “Piense usted en el lamentable contraste entre la inteligencia de un niño sano y la debilidad mental del adulto medio.”
¿A que no saben quien lo dice? Freud, si don Freud.

 

Pasados los años –con suerte– gran parte de esa curiosidad se dedica a  investigar,  estudiar, descubrir vacunas, planetas o como viven los monos en Tanganica. Salva vidas o engorda proyectos de documentales. Una pequeñísima cuota se utiliza en pelotudeces non santas. Espiar a los vecinos,  abrir las mochilas de los hijos, los celulares de los novios y prójimos varios, etc.

 

Cuando esta fórmula se invierte, Houston, tenemos un problema. En los extremos, algunas personas enferman del porquecismo.

 

El por qué, reclama una respuesta, un because. Existe la creencia generalizada de que la explicación contribuye a la armonía familiar y personal. Ja!  Disculpen que me ría.
Las explicaciones tranquilizan igualito que  la nicotina al que fuma,sólo alivia las tensiones de la abstinencia del veneno, no calman la angustia espiritual, intelectual ni existencial, y hasta excluyen, casi siempre, las múltiples determinaciones de un hecho,   incluso lo azaroso.

 

Buscar la causa –siempre de algo malo, se entiende, nadie dice “¿por qué me gano el Prode?” – repito, preguntarse por la causa de que algo desagradable se produzca termina en una cruzada para  repartir culpa. Se trata de averiguar quién  o quiénes son los malhechores  (una misma?; los otros?).

 

Explicación →causa → culpa.  Y eso de tarascar culpas,  según Nietzsche es agregar dolor al dolor. Me saco el sombrero, no tengo nada que agregar.

 

El “pooorqueeee…” respondiente es una teoría un poco trucha pero a la que se abraza místicamente.

 

Frecuentemente se utiliza una explicación aplicando el molde personal como medida de todas las cosas: cualquier  suceso, dicho o expresión gestual  cuasi-incordioso tienen sí o sí que vercon la buscadora de respuestas. Nunca jamás otra persona  actúa raro per sé, no tiene mal día, no tiene callos, ni se le trabuca el tránsito, no tiene jefes guachos,  hijo adolescente, ni madre rompebolas. No le está permitido “colgarse”,olvidarse, distraerse, ni ser un poco descuidado. No se pone triste, nostálgico, ni se le atraviesa un pedo. Una especie de scout siempre listo que vive en un mundo paradisíaco y, que cuando falla “le pasa algo conmigo”.

 

Bien, alguien que se rompe la cabeza y llega a la extraordinaria conclusión de que el infractor  quiere, por ejemplo,  “llamar la atención” porque… y dale otra vez a jeringuear con el molde propio, esa esfera unos milímetros alrededor del ombligo. Sin duda, fue algo que hiciste, rompiste, dijiste u omitiste.

 

La inventiva frondosa, que se supone creativa, no hace nada más que recorrer con el dedo, como las personas que aprenden a leer, las viejas y archiconocidas llagas todo terreno.  Del tipo: “a mí siempre”; “nadie me quiere”; “todos me…  algo”. Digo todoterreno porque se pueden aplicar a cualquier situación medianamente dolorosa, cualquier cosa saca la cascarita.

 

Con este ábrete sésamo bajo el brazo, el siguiente paso es: ta ta ta tan…la reacción. No hay que quedarse de brazos cruzados después de semejante torbellino emocional e intelectual
Las variantes tampoco son tan novedosas, de lejos se nota que es un vestido muy usado: poner caras; edificar silencios; izar en el mástil del fin del mundo el ceremonioso “tenemos que hablar”; llorar o patalear con la barra brava femenina, o tirarle las cosas por el balcón.
La teoría que cada quien pueda sacudir, vaya y pase, todos y todas tenemos fantasías y delirios más o menos sanos, que administramos según nos convenga,  qué se le va a hacer,  como decía mi querido Alberto Cedrón “ esos son felices porque no tienen imaginación”.

 

El problema no es alucinar causas,  Watson, elproblema  es tomarlo como verdad. Y no conforme con esta omnipotencia pensante, una especie de  elefante culón de la razón, la clarividencia deintenciones y motivos ajenos  necesita llevar a cabo  una acción en la  realidad, hacer algo acorde a lo imaginado,  actuar el monolito interno con guirnaldas, lucecitas y moños en los ratones. 

 

Hay otra  extensión de la pregunta “mágica” que demuele las mejores oportunidades de crecimiento no hormonal:
¿Por qué a MÍ?

 

Hasta la próxima!

 

 

 

 

 

 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Lau dijo: el lunes 22 de octubre de 2012 a las 18:13
No le haga esto a la humanidad, Lic.! C贸mo nos alienta a dejar de hacernos "una sana malasangre", como dice el genial Quino? C贸mo vivir con la angustia en carne viva, sin subterfugios?
En especial, c贸mo no amargarle al otro la vida, si se lo ve tan contento? No hay derecho, no hay derecho... Siglos de desplazamientos son testigos de la absoluta necesidad de buscarle la quinta pata al gato! Besos,


Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 1 de un total de 1

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La cr铆tica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se ech贸 a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabidur铆a
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Ni帽os
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- C贸mo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurol贸gicas
- Balance
- La Neura
- Por qu茅? Por qu茅?
- Mandato o elecci贸n??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Quer茅s cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Baj贸n
- Baj谩 un cambio
- Maldita Tecnolog铆a II
- Maldita Tecnolog铆a
- El amor seg煤n Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- C贸mo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentaci贸n
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qu茅 invertir?
- Fin de A帽o
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando 茅l se aleja
- Me siento mal
- A qui茅nes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms