El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Si te gusta, cuidalo
Publicado el martes 2 de noviembre de 2010 a las 12:13

SI TE GUSTA, CUIDALO 

Cuando alguien despierta  un poco de interés, no hace falta que sea un alma gemela, cierto entusiasmo, un intercambio de miradas, una primera salida después de meses de acecho.

A veces, no hay tiempo de descubrirlo. A veces todo se echa a perder mucho antes de saber si podría gustar, si se comparte algún placer.

 

¿Cómo se cuida? Como a una planta. Ojo, no estoy diciendo que el distinguido sea un pothus.

Como a una planta, quiere decir que se  preserva de malos tratos, de mucha agua, de mucho sol, de mucho frío. 

Esto pasa con los estudios, con un auto para comprar o cambiar el corte de pelo. Insolaciones e inundaciones de comentarios, podas impiadosas fuera de temporada lesionan los pequeños brotes.

En las relaciones humanas el daño de exposición a agentes climáticos opinantes es grave, porque si una está hablando con sus amigas de ese encuentro, está desparramando la intimidad de dos personas. Y la intimidad con otro afín es uno de los buenos regalos de la vida.

Obsequio que se construye con tiempo y fuera de la vista de los otros y otras. Además, el “consejo supremo habla desde escasos puntos de vista. La historia personal, la novela, lo que les gustaría y la envidia. De nada sirve someter a encuestas, ni siquiera la propia, una relación. Más bien la estropea.

En mi experiencia, existen formas básicas de arruinar la planta, como dije: inundarla, insolarla, podarla. Durante un tiempo la semilla germina en la oscuridad de la tierra, que esconde y protege un secreto valioso. 

Otras  formas de arrasar con el crecimiento están dirigidas a negar hechos irremediables: que siempre estamos solos –y, paradójicamente, siempre acompañados–;  que la unión y la separación son partes de todo vínculo; que las personas permanecemos extrañas; que es imposible conocer todo.

 

¿Cómo se niega? Hablando todo el tiempo. Este bla, bla, bla. Tiene dos vías.

Por un lado, la creencia de que contar todo construye confianza. Es como si al entrar al boliche, se inicia la conversación con una cara nueva diciendo:

–Hola, mi papá es alcohólico y tengo daño de neurológico.

Con la convicción de que estas confesiones acercan a la intimidad de un nosotros, que el otro debe pagar con alguna cuota de su privadísima existencia para hacerse confiable; es mentira, la confianza es un punto de llegada, no un punto de partida. Lo que sostiene esta pesquisa es la ilusión de que la de desnudez personal garantiza algo, da seguridad. 

Otro ejemplo, la comunicación continua: chat; celular; mensajitos; fotos de lo que está haciendo; teléfonos, el fijo de la casa y el del trabajo. La notificación, todo el tiempo, niega la separación. Es como nadar en el mar de la unión perfecta, ligados por un lazo inquebrantable. Una especie de cordón umbilical indisoluble. Otra vez: mentira, tolerar la separación, aceptarla como parte de un entredós crea las condiciones de seguir siendo una misma con otro.

 

El último ejemplo, hablar de los ex. Tema prohibido, si se desea que la planta prospere. No hacerlo, ni permitirlo procura cierta libertad, un no saber próspero y poco profético. Quiero decir que es otra falsa idea de control. Se supone tener “las claves”: qué le gusta, cómo reaccionará frente a determinados hechos, etc. Pero una persona es diferente con otra a su lado. Lo peor es que tal suposición, la de “conocer y saber”,  fabrica acciones y dichos artificiales. Se dialoga y actúa con un fantasma. 

El otro lado, de “armar fantasmas” es hablar de. Examinar cómo fue vestido, lo que dijo,  sus tics, sus preferencias. Esta información sobre la privacidad, como dije  es una especie de traición, y ocurre, además, que nadie hace mutis ante  tales confidencias. Inmediatamente se ponen en marcha análisis más o menos profundos de lo que quiso decir realmente cuando preguntó por el hámster, por ejemplo. Si estaba callado se tejen teorías de las posibles causas, la imaginación enfervorizada es capaz hasta de leer el silencio, como la borra del café.

Estas maniobras, negar la soledad esencial y publicar en vidrieras las experiencias esconden el miedo de jugar libremente. De entregarse a lo nuevo. De arriesgar entrega.





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nombre silvia bal dijo: el lunes 29 de julio de 2013 a las 20:34
Es muy interesante este consejo-comentario-artículo. te deseo suerte, tal vez me conecte con vos más adelante, ya que creo que muchos y muchas ja ja tenemos asignaturas pendientes o sueños reprimidos. Gracias

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 1 de un total de 1

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms