El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Celos, lloros y samaritanismos
Publicado el lunes 22 de abril de 2013 a las 22:00

 

 

Estimadas  y estimados, como siempre, gracias por sus valiosos comentarios pueden dejarlos en www.silviafantozzi.com.ar en la sección Boletín o responder este mail con la opción Responder de sus casillas. Si desean compartirlo con  quien sea, hay un vínculo al final para hacerlo con comodidad.
Hablando de comodidad, en esta entrega marcha (sin fritas) una fuente de incomodidad universal.

 

Celos, llantos y samaritanismos
En varias oportunidades pude apreciar que numerosas mujeres lloran cuando están celosas.
Hasta acá nada raro aunque las causas de los celos sean injustas, locas o estúpidas. De otra o de los hijos, de los padres, de los amigos,  del futbol y/o del perro. El asunto es que el bien amado te deja de lado, no sos lo más importante de su vida. Y eso jode a cualquiera.

 

Lo que no se ve tan claro es que muchas mujeres lloran si el otro se pone celoso. Putarraca, mala mina. El buen nombre, honor y honra por el piso. Claro que si la sospecha recae sobre ÉL es más macho, más hombre. En cambio para nosotras es una mancha que ni con prelavado sale, por más versito de igualitarismo que ande pululando.

 

Lo peor, (y más difícil de detectar) es cuando el celoso no lo dice y hace maldades dolorosas e incomprensibles.
Sí, mi querida, lo siento, no tienes el patrimonio de la mente retorcida.

 

Un mal día, ignorás que no le gustó tu amabilidad con algún vendedor, le incomodó que hables  bien de tu jefe o que te rías del chiste de un compañero. Ay! Atajate!
La reacción letal no se hará esperar: o se hace el resentido por algo que pasó hace mil años o te cuenta como al desgaire que piensa viajar una semanita a Brasil con sus amigos o te cancela, sobre la hora, una salida, le pongo la firma.

 

Esta vendetta solapada  es abundante en la cotidianeidades. Los motivos pueden ser tan ridículos o desviados como los tuyos,  anque indetectables. Tu media naranja no escapa a la ley de todos y todas, puede sentirse afuera de, abandonado como un perejil, igualito que vos. Aunque tu compañero o  tu jefe o el objeto de sus celos  te calienten menos que el lagarto Juancho, nadie debe competir en tu afecto.
Voy a empujar un cachito la historia. Si sucede en otros ámbitos, relaciones con amigas, parentelas, etc. que los problemas tuyos son pelotudeces mientras que las pelotudeces del entorno se encolumnan entre las grandes desgracias de la humanidad. Y, para la yapa, vos te hacés cargo de los costos emocionales.
Como dice la canción, las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas. El otro se debería sentir mal y vos sufrís, siente celos, como dijimos, envidias, miedos, peditos atravesados, paspaduras o cualquier otra miseria pluscuamperfectamente humana, pero la que garpa el impuesto de la angustia sos vos.

 

¿Qué onda? ¿Qué contrato dice que con dos que se quieran con uno que sufra basta?
Podremos sacar las liendres de algunas hipótesis en esta pantalla, porque tu mamá, porque cuando eras chica, blablablá. Porque te haces cargo de la vida de los otros y no hacés nada para vos. Lamentos y explicaciones que no ayudan a desatar el nudo sino solamente a justificarlo, lustrarlo y ponerlo presentable.

 

Entonces propongamos algo para laburar, qué hace que el rollo mental/emocional/espiritual de otro se convierta en tu mochila? :

 

·        Qué gustito tiene eso de andar salvando ballenas?

 

·        Qué creés que le puede pasar a un tercero si se ocupa de sus propios sentimientos?: a) se derrumba; b) te deja; c) se enoja más y te lastima; d) todas las anteriores.

 

·        Explorar qué se siente al abstenerse, qué pasa efectivamente en la realidad, (no en la cabeza) si te hacés la boluda con  el paquetito que gentilmente depositan en tus neuronas.

 

·        O, cha chan, cha chan: de qué cosa(s) tuya(s) no querés ocuparte ni por puta. 

 

Oooso! Hasta la próxima

 

 




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

L. dijo: el miercoles 24 de abril de 2013 a las 18:59
jaj pensé que esta vez nos perdonabas a las chicas, pero nos remataste al final!!Que bueno poder meterse un poquito en sus cabecitas. Pare de sufrir!!
Muy bueno el boletín.

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 1 de un total de 1

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms