El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Identidad Sexual
Publicado el martes 29 de octubre de 2013 a las 08:28

Se nos ha dado por rebautizar.  Designar lo que ya conocemos todos y todas con palabras que no paspen lo oídos de nadie.
Pasamos de los padres que fajaban por cualquier pavada a  otra pavada mayor, la creencia de que el más mínimo dicho puede crear un trauma indeleble. Este neo-dogma impulsa a gente ya criada a sacar a cada rato el carnet de “mi papá o mi vieja me dijo…” para justificar  la pereza o el miedo de emprender lo que sea.

 

Con este estandarte a cuestas, las prostitutas serían  “personas en situación de explotación propia o ajena del cuerpo” –los antiguos romanos tenían 12 (doce) palabras para diferenciar a las chicas de esa profesión –; a los pibes mal educados los llamaríamos  “niño en situación de  maestros intolerantes”.
El esfuerzo “bondadoso” funciona como los apodos, manda  sotto voce la violencia escondida y por lo tanto mil veces más jodida. De la agresión abierta te podés defender. 

 

Nombrar es discriminar. 2 (dos) ejemplos:
Comento  que esta noche hago pizza porque viene mi amigo vegetariano, alardeando de lo abierta y respetuosa que soy de lo que cada quien se quiera meter adentro; no m’hijita/o es una trampa de la buena fe porque nunca digo  “hoy viene fulanita,  la omnívora”.
Aclaro que cenamos con mis amigos gay y jamás digo que hoy voy al cine con mis amistades heterosexuales.
Y así sustantivamente, “es adoptivo”, codean discretamente en un susurro. Alguna fucking vez  ¿Alguien dice, en secreto, “esta nenita nació biológicamente de sus padres aquí presentes”?

 

Esa manía de “nombrar con amor” esconde la idea de que hay algo “normal” y lo que se sale como el clavo que asoma hay que martillarlo con una palabra de mierda, pero llena de azúcar,específica para esa “anormalidad”.

 

 ¿A cuento de qué viene el título? los que tuvieron la paciencia de leer hasta ahora obtendrán ya mismo su premio: ¡¡¿¿¿por qué carajo hay que poner el sexo en el DNI???!! ; ¿por qué hay padrones masculinos y femeninos? No son todos votantes? Se vota con la sexualidad personal y privada?, en ropa interior?
Acaso en una escritura o en un contrato de alquiler se escribe, por ejemplo, Jorge Rodríguez, masculino;o  el seguro de un auto la dueña Raquel Sánchez, femenina; Partido de fútbol “ahí llega  el arquero, masculino; el árbitro, Mengánez, masculino, el técnico Morongoni, masculino; Acto escolar, hace su entrada la bandera de ceremonias, abanderado: Fulanito, masculino, escolta Julieta, femenina… ¡ay, Dios! (¿masculino?).

 

Para reformar códigos, propongo desde este este humilde boletín no nombrar el sexo (por ningún motivo) en ningún documento. Never.
Los códigos estuvieron hechos por gente “normal” tirando a perseguidores.  

 

En una época las mujeres no existían como sujetas jurídicas. La palabra sujeto, como la palabra testigo en correcto castellano son sujeta y testiga, para el femenino, porque terminan en “o”. Como lindo/a, gordo/a. Peeero dado que las mujeres no tenían documentación y no podían atestiguar en las cortes el testigooo solamente podía ser hombre. En este caso la “discriminación” se tragó a la gramática. (No es el caso de inteligente, presidente, que puede designar a los dos sexos, hablando de sexos quién puede jurar que hay solo dos; ya los griegos hace 2000 y pico de años encontraron bocha de manifestaciones  en mortales e inmortales).

 

Y si nos dejamos de joder con apelativos que nadie pidió y que se la pasan inventando los que nos venden desde su kiosquito maricón “antidiscriminatorio”  porque queda bien, porque está de moda, porque da brillo, chapa o guita. El que de verdad no “discrimina”, no lo hace y chau, no anda inventando palabras empalagosas para disfrazar su rechazo.

 

Pequeño paréntesis, escribí siempre “discriminar” entre comillas porque no creo en su supuesta maldad, discriminar (ahora sí, sin comillas) no es algo malo, ni vergonzante, ni humilla a otros, es una capacidad de la mente: discriminamos desde que nacemos para poder sobrevivir. Lo rico, lo blando, lo dulce; la noche del día; el tren del colchón. Discriminar es una facultad del alma, lo bueno de lo malo, lo egoísta de lo solidario, por favor!!!
Lo puse entre comillas porque el “no discriminarás” del márquetin   ES FALSO. Es mentira, esos que inventan como expresarnos para hacer el bien no lo hacen por amor sino para ganar algo, estén donde estén y hagan lo que hagan se ocupan de establecer un vocabulario para dominarnos. Tus cuidados, fabricante de mentiras, son sospechosos, pero eso es tema del próximo boletín.

 

 Hasta la próxima!




Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Silvia Fantozzi dijo: el sabado 9 de noviembre de 2013 a las 14:16
Gracias Cristian por tus palabras, claro que te recuerdo, un gusto leer tu comentario. Rebautizar es cuasi-ir贸nico, adoro la ambig眉edad del lenguaje que nos une/separa a los seres. El c贸digo es para que las personas se tomen cierto trabajo pero s铆, es un poco excesivo, sori con esquiusmi...
cristian medina dijo: el jueves 7 de noviembre de 2013 a las 23:51
sra Fantozzi:
usted no tiene limites me sorprende en cualquier d茅cada de mi vida lo maravilloso de su mente, me mato lo del tren del colch贸n exelente!!!.
me sorprende lo de REBAUTIZAR, salvo que sea ir贸nico no me cierra, igualmente me hipnotiza su manera de escribir complementa sus estrofas de una manera magnifica, digo estrofas por que leer semejante articulo para mi cabeza es digno de poes铆a . le dejo un saludo muy grande y espero recuerde mi masculino.
la 煤nica critica que tengo es que no entiendo una mierda el puto c贸digo de seguridad.

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 2 de un total de 2

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La cr铆tica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se ech贸 a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabidur铆a
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Ni帽os
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- C贸mo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurol贸gicas
- Balance
- La Neura
- Por qu茅? Por qu茅?
- Mandato o elecci贸n??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Quer茅s cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Baj贸n
- Baj谩 un cambio
- Maldita Tecnolog铆a II
- Maldita Tecnolog铆a
- El amor seg煤n Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- C贸mo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentaci贸n
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qu茅 invertir?
- Fin de A帽o
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando 茅l se aleja
- Me siento mal
- A qui茅nes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms