El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Volver a empezar
Publicado el martes 1 de abril de 2014 a las 08:18

 

Volver a empezar

Esta frase además de la letra de una canción es el aporte de un psicoanalista genial que no tiene demasiado culto en nuestras latitudes. Quizás afortunadamente, nada mejor para estropear brillanteces que ponerlo de moda o rodearlo de fieles.

Continuando con el tema del día, puede suceder  un tembladeral en el que la vida parece comenzar de nuevo y  se está en pañales para afrontarlo. Con paciencia, sustancia escasa en nuestra era,  puede resultar una experiencia.

Este “volver a empezar” produce extrañezas en la temporalidad  y el uso del espacio. Muevo el dedo meñique como si fuera la primera vez, diría el profe de ioga.

¿Cuándo, cómo, por qué se vuelve a empezar? Nuestra tendencia a buscar causas, y/o culpables para todo, pretende  encajarle a un hecho una consecuencia, sori con esquiusmi, amigos y amigas, no  existe tal. Nada ni nadie consigue que una persona emprenda  el tránsito por un andarivel diferente. Y todo o casi cualquier cosa puede desatar esta tormenta, sí, dije tormenta, huracán, tsunami, tempestad, vendaval  y etcétera y todo le queda chico, volver a empezar no es una experiencia cómoda.

Por eso necesita gente pacienzuda que pueda demorarse en recovecos sin expectativas de desenlaces yanquilandios ni declaraciones a la prensa del tipo “de ahora en adelante…bla, bla”.

Aunque se alcen voces disidentes,  me dejo quemar por lo que dije, no se debe a un hecho, muchas situaciones difíciles o felices, pueden ser asimiladas sin cambiar un pito las convicciones ni provocar mayores transformaciones, se vuelve  al cauce y se retoman los hábitos y costumbres casi como un sanasana colita de rana. Nada como la rutina ordinaria para suturar disrupciones.

Lo que estoy planteando hoy es un barajar y dar de nuevo que puede acoplarse o no a un suceso externo.

Es poner la vía en otra parte, circular  contra- agua como los salmones y hasta con cambios completos de guardarropa, si con la movida te quedó placar...

Otro psicoanalista dice en un libro que esta sorpresa que nos da la  existencia se agarra del cuerpo, “lágrimas, dientes apretados, estómago revuelto, aliento cortado… Siempre es corporal eso que permanece después que cierro la puerta.” O que la abro,  la empujo, se rompe y saltan cerraduras y candados. Y se cae y cae como Alicia detrás del espejo.

Todo de nuevo como si tuviese que aprender a caminar pero con todo lo que ya se sabe y con todo lo que se es.

Algunas personas se flagelan  diciendo (o escuchando de otros) “es una regresión” equivalente a un acto delictivo en nuestra jerga psicourbana,  sentirse como un gil que repitió de grado.

Mezcla de decepción y  vergüenza resucitan los muertos que  fueron asesinados con gloria, regurgitan miedos y reacciones perdidas en el pasado o se caen las medias por lecciones superadas (otra palabreja).

 

Fatalmente, volveraempezar  llama a todos los perros viejos, pura matemática: se necesitan todas las personas que uno fue, todos los personajes de la niñez, infancia y adolescencia para que acompañen  esta etapa cargada de incertidumbre. Penélope entrelaza otra vez el echarpe, peeero con los rulitos y el acordeón de las marcas del destejido.

 

Todo está roto y falta rato para que florezca.  Además de la paciencia diosa griega que ya nombré tres veces (y a la que me dedicaré en algún boletín), tres tips: comer bien; dormir bien y no tomar decisiones. Ninguna decisión, ni que me pongo, ni nada.

 

Todo pasa y si se tolera ese estado (sin fuerzas de choque, chupetes ni consoladores) lo que llega es difícil de describir. Es como reencontrase con un viejo y amado amigo desconocido; recibir a alguien más que habitaba en uno/a y que trae su pan bajo el brazo, je. Encriptados y no tan metafóricos mensajes. 

 

Hasta la próxima!

 

 

 

 

 





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado aún este artículo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms