El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Autoestima
Publicado el jueves 3 de julio de 2014 a las 09:06

 

Autoestima

Palabra un tanto de moda, como stress, bipolar y otras intrusiones psicologistas en el lenguaje cotidiano de diagnosticadores  exprés.

Freud, profeta de las huestes de atormentadas por la propia pelusa en el ombligo, (que lejos, siempre  es mejor que andar monitoreando la vida ajena) llama a la autovaloración, sentimiento de estima de sí.

Y dice que puede aumentar o disminuir de tamaño. O sea que usa una metáfora espacial-corporal para hablar de algo del alma, este dato no es menor, en Corrientes se dice “El sapo se hincha porque le da el cuero”.

Existen recetas caseras para engordar el ego a sapos, ranas o cualquier batracio que no advierten a los consumidores de  su ineficacia para cambiar de especie. Como la gallina de un amigo de Chile, La Cocó, que sale a jugar con el gato del vecino. Saludos Naum querido.

A qué viene la metáfora zoomorfa?

Una forma  de tener  un sentimiento de sí sustentable es empezar a aceptar lo que se es, lo que se tiene y lo que hay. Já! Es simple pero no es fácil.

Se trata de investigar  un poco con qué se cuenta y a qué se aspira y si el mazo personal es de tres o cuatro cartas y no de cuarenta, igual habrá que hacer partido;  tampoco es tan fácil abdicar de la vida.

De últimas habrá cosas que tienen remedio y otras que por más que se quiera no se pueden conseguir. No es lo mismo esperar la hora de la cena, el turno del dentista  que la paz en el mundo.

Parece fuerte la creencia de que autoquererse puede dar felicidad como si la persona se dijera “si me gusta como soy seré feliz” (y no al revés) y que autoamarse depende, a veces,  de circunstancias ingobernables.  O requiere condiciones,  posesiones, relaciones con otros, tenencias varias. El fiasco y la peladura de rodillas pueden ser grandes, cuando se consiguen los taquilleros títulos de nobleza culturales: la pareja, la casa, el niño, el trencito a pila, el perro labrador y la mar en coche, pero la “autoestima”  continua escapándose  a chorros por los costados.

Y si no es un tener, será un ser, un ser archiguau, no sentir molestias,  que todo resbale, o recibir porciones de admiración, reconocimiento. La autoestima necesita fama?

Habemus malas noticias, quien más quien menos padece de este mal que es lo mismo que decir que no es un problema, apenas  son caries, hongos, caspa o transpiración existenciales. TOOOdooooaaaasss padecemos algún menoscabo en la sagrada mismidad.

Y no tiene cura, porque no es ninguna enfermedad, simplemente, se aprende a circular con el mambo a cuestas, como el tipo de Una mente brillante que saluda cortésmente a sus alucinaciones y hace su vida igual.

Al autodiagnóstico sincero pero demasiado ambiguo de “lo que me pasa es que tengo muy baja autoestima”, se le adosa  la post venta de mágicas ofertas y pareciera que hay que levantar como las lolas, el ánimo y demás pertenencias, algo que no se levanta con promesas, cirugías ni otras prestaciones.

Hablar o pensar  mal de la propia persona tiene infinitas ojeadas y aplicaciones, depende del volumen y del lugar que ocupa en la vida. Freud desconfiaba  un toque de las denuncias excesivas “Nadie tiene tan mala opinión de sí mismo”, decía.

En otras ocasiones esta malversación de los fondos propios tiene más que ver con el entorno, los “valores” de los otros que a veces nada, pero nada, tienen que ver con los propios. Otra vez, el pájaro con ínfulas de sapo.

Parafraseando a Machado sería algo así como “estar en paz con los hombres  sin estar en guerra con tus entrañas.”

Hasta la próxima!

 

 





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Lau dijo: el lunes 14 de julio de 2014 a las 09:22
Genia!!! La gallina que juega con el gato es re-dulce, LO MÁS!!! Así somos, queremos ser otros. Si es para jugar, está bien, aunque... y si el gato se acuerda de que es gato y se la come? Qué vorágine de plumas!
Cada vez mejor el boletín!!!Beso
K dijo: el lunes 14 de julio de 2014 a las 09:20
Me encanta :) siempre en el clavo vos! gracias Silvia. Un abrazo!


Mir dijo: el lunes 14 de julio de 2014 a las 09:17
El más original enfoque del tema "autoestima". Me encantó lo de taquilleros títulos de nobleza cultural. Me descostillé con el perro labrador (si es rubio, mejor). Te olvidaste incluir "tener un título universitario aunque sea a los 55 años" o "estudiar psicología social", ambas cosas hechas en reemplazo de hacer terapia.
Es un gran negocio "vender dosis grandes de autoestima", por ejemplo ofreciendo seminarios que te enseñan a vivir, a respirar, a ser persona despersonalizándote y captándote en una quasi-secta y por qué no, en una secta de verdad, que por supuesto siempre se disfrazará de escuela o de iglesia. Besos

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 3 de un total de 3

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms