El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Amistad
Publicado el sabado 16 de agosto de 2014 a las 08:48

 

Amistad

Desde antes de internet existen dos clases de amistades:

La amistad virtual, esa pseudoamistosidad,  el himno de Roberto Carlos yo quiero tener un millón de amigos♫. Lástima que son de mentirita y nunca están cuando las papas queman, cuando la soledad pica como piraña bebé, kic, kic. El abrazo a la distancia no se siente, el café no se comparte. Especie de onanismo espiritual en el que alguien se auto -acompaña y  finge cobijas. Es inodora, no se advierte si el amigo/la amiga, chiva o usa perfume francés. ..

La amistad real apesta, no, es un chiste. Pero tiene todos los ingredientes de la humanidad, carga con las  bondades inestimables de la reciprocidad y las condenaciones de la especie: envidias (siempre insanas, no jodamos),  ambivalencias (amores y odios, más o menos intensos), competencias y otras minucias tipo celos, facturitas, objetos perdidos (medio afanados, “ya te lo devolví”). Sensibilidades heridas y cachos de incomprensión. Cual callos, caries, hongos y caspas anímicos. No me canso de repetir: es normal, es normal!! ¡No se cura, ni se medica!  Tampoco  hay que  andar  preguntando, “¿por qué a mí?” o azotándose con “siempre me pasa lo mismo”.

Aristóteles escribió algunas  recomendaciones:

·        Mejor pocos que muchos

A lo que dice el griego, que no se puede atender bien a varios, que es agotador y costoso, agreguemos que es útil achicar el número de encuestados para aquellas personas dudosas, que consultan todo.

·        No abusar en las miserias y compartir la fortuna

Susanita le decía a Mafalda, “yo soy amiga tuya, no de tus problemas”.

La amistad no es un resolvedor de problemas.  No es un soporte financiero, –aunque te preste la tarjeta más de una vez– ni un consolador existencial, para eso hay mascotas, diría un amigo. La amistad no espera NADA, ni siquiera que la otra persona sea distinta.

·        Los buenos tienen amigos buenos

Aristóteles es un guacho, parece de una revista de hoy, dice que hay  gente que se junta con otros porque no se soporta, no le gusta cómo es, siempre espera otra cosa y huye de sí misma entreverándose con otros. O, simplemente, son amigos por “estar pastando juntos” como el ganado, están en el mismo trabajo, la misma aula. La intimidad es un punto de llegada, se construye por múltiples, injustificadas y poderosas razones,  pero, especialmente, con tiempo.

Las personas que saben estar solas son capaces de alimentar una relación opípara y digestiva.

A no quejarse de los amigos que tocan sin barrer antes la vereda de este lado. Llegarán de acuerdo  al hangar que se disponga. Más o menos libres de humo, de azúcar, lo free depende de las capacidades  de cada quién para sostener y lo que tenga para compartir.

Ojo no quiere decir que la gente “del palo” garantice lazos dulces, el sabio I Ching, advierte: “Vínculos íntimos también pueden darse entre bandidos”  o en una “solidaridad clandestina” y que una buena relación “se funda en la fuerza de la verdad interior”. Si no, se rompe cuando cesa la comunidad de intereses. La verdad interior es ser la mejor versión de uno mismo caiga quien caiga.

La amistad es sagrada,  porque es un espacio personal de relajo, (de relax, de relajarse, no de cachondear). Lugar donde no hay desafíos ni hay que demostrar nada. Territorio en el que no se piensa el dar ni el recibir. Los intercambios surgen con naturalidad, espontáneamente, sin “gracias” ni “perdón”.  Ocasionalmente, se desliza un NO, sin muchas explicaciones. Permite navegar con comodidad y hace verdadero el SÍ.

Ya que salió lo del cachondeo, según san Freud, todos los vínculos tienen su cuota erótica. Y también es normal, como el huevo que une la tortilla, o la maicena del vegano. La cantidad, a veces, transforma la relación. Aunque resulte incómodo existe, pero no es culpa de Freud;  como dice Abelardo Castillo el catolicismo, el psicoanálisis y la ladilla son bichos obsesionados con el sexo.

Infelizmente,  como todo lo vivo, la amistad  nace, crece y a veces se extingue. Algunas personas transmutan sus gustos y algunas amistades pueden surfear los cambios, otras no. Como canta el tango: Hoy nuevos rumbos tomaremos. Seinfeld, se pregunta, ¿cómo se dice ya no quiero ser más tu amigo, no quiero salir más con vos,  sin parecer gay?

Y con los mismos prejuicios, ¿cómo se retoman sin Facebook, en pelo, las relaciones verdaderas que la vida se va llevando? 

Y, ¿cómo se inicia una amistad? De chicos parecía tan fácil, decíamos ¿querés ser mi amig@? y listo.

Sori con esquiusmi, pero parece difícil  instalar un día para festejar todo esto. Si alguien encuentra (es muuuy diferente encontrarse con, que buscar) esta clase de amor, celebra todo el tiempo. Se alegra de lejos y abraza de cerca.

Hasta la próxima!

 

 





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Le dijo: el lunes 18 de agosto de 2014 a las 10:52
La definición de "amistad real" me encanta, no cuadra en propaganda de gaseosa pero es verdadera. Gracias otra vez por liberarnos de culpas: NO QUIERO TENER UN MILLÓN DE AMIGOS!! Aprovecho para saludar a las bepis...

Anterior1Siguiente

mostrando comentarios 1 a 1 de un total de 1

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms