El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Contracuento
Publicado el miercoles 26 de agosto de 2015 a las 19:07

 

 

Estimados lectores y lectoras: tuvimos  problemas con la entrega anterior. Si no recibieron Lo que se echó a perder  pueden leerlo en  http://tinyurl.com/prxkqey

Contracuento

Para finalizar con esta zaga de cambiar, aceptar o  vivir a las piñas con el mundo interno y el externo, compartiré en esta entrega una experiencia.

Como dije todos los intentos valen cuando alguien desea  sentirse mejor: Yoga, masajes, osteopatía; constelaciones familiares; meditación; oligoelementos y/o gimnasio.

Mi trabajo es con las palabras. Según San Freud la palabra es magia atenuada.

Otro gran pensador, Feldenkrais, desarrolló un método genial basado en el movimiento para quienes están en desacuerdo con su propia vida. Sostiene, como Pereira,  que mover el pensamiento podría generar alternativas.

La libre elección existe en el proceso de pensamiento, tan pronto como el pensamiento lleva a la acción, aunque solo se trate de nombrarla, la suerte está echada, y la elección perdida para siempre. Sí ya sé, es una frase para pensar, ese es el problema  Houston,  más rico todo mordido, papilla, mamadera, fast food. Así andamos con las rodillas peladas de “todo resuelto”.

Como decía mi tía Lola: “el que quiere celeste que se acueste” y Sancho: “el que quiere peces que se moje el culo”. 

Sigue sosteniendo Feldenkrais que la carencia de alternativas genera ansiedad. Obvio.

Suele acontecer que las “opciones”  son más de lo mismo. El pensamiento no se movió ni un milímetro. No son genuinas  chances, otras formas, sino el mismo popó con distinto olor.

Los sentimientos, las emociones, y las creencias, a veces, son más duras de ablandar que los tendones.  Incluso generan dolor físico. Reventando en pilates pero la cabeza no elonga ni un tranco de pollo, como decía mi papá. Estiramiento del alma ¿hay?

Yeah, según el mismísimo Freud  psicoterapia quiere decir tratamiento del alma.

 

Hace unos años, inventamos-descubrimos con los pacientes un dispositivo psicoterapéutico (para el alma, se entiende) al que llamamos contracuento.

Para quienes se interesen, existe una versión extensa como bostezo de congreso en http://tinyurl.com/622wolr

 

Sostengo, como Pereira, que cada quien tiene un argumento de sí, con el que anda a cuestas por la vida tratando de no desmerecerlo aunque se queje todo el fucking día, lo defiende a muerte como esos matrimonios de antes. Enamorado  no lo suelta, ni para ir al baño. Aunque le cause dolor, lo abraza al irse a dormir como un osito, en realidad está apretando una espina.

El argumento es una identidad falsa y, en mi experiencia, negativa. Nadie se atormenta con la idea de ser la más linda, inteligente o lo que sea.  El argumento básico existencial que lleva a alguien a consultar como un náufrago sin esperanza es del tipo “nadie me quiere”; “hago todo mal”; “nunca estaré con nadie”, etc.

Aunque sea una porquería, las personas se aterrorizan de perderlo, más que si se tratara de una muela. Una especie de “yo soy” construido de decepciones, carencias, frustración y considerable empeño. Este testimonio de la vida propia, tiene piloto automático monta una realidad dura de causa-efecto; recompensa-castigo; bueno-malo. Un mundo en blanco y negro pobre, precario.

Todos agarramos algún argumento y albergamos muchos completamente desconocidos y, como sostiene Pereira (esta vez, posta en ese libro maravilloso) en algún momento de esa legión de “yoes”, cada tanto, uno toma la hegemonía. A veces, sucede  una cura espontánea, que las hay, las hay.

Contracuento es otra versión de sí que anida y espera salir a la superficie y respirar, ventilarse y sacudir como un huracán soñado. Como las vidas estroladas que vemos en las películas yanquis, aunque en este caso, la vida quizá sigue igual, pero inexplicablemente más rica.

Un contracuento es un cuento nuevo que construimos en el espacio-tiempo terapéutico algunas veces explícitamente y otras casi sin enterarnos.

Utilizado adrede,  es una especie de juego con palabras: “fabrico” una historia (metáfora) del encadenamiento de hechos que al que consulta, le dan la razón pero le hacen vivir para el carajo. Si tiene ganas de trabajar, contesta ese primer cuento con sucesivas historias. Armando, sin querer queriendo, un otro yo jugoso. Sin estrenar y, generalmente, más copado. Menos miedoso y con capacidad para disfrutar, aun en las épocas trágicas.

Realizando psicoterapia,  se trata de poder empezar a jugar: conversar sin escarbar el origen y las consecuencias de tooodooo; sin interpretaciones brillantes, que agrandan  el marote y achican la vida. Al final no se puede decir nada que no sea usado perversamente en contra del que sufre.

 Algunas personas son muy obedientes. Y otras se oponen solo para lastimarse y seguir teniendo razón. “¿Viste? No hay  terapia que pueda conmigo.”

Fiel a un argumento personal, invoco al espíritu de Winnicott, usando  sus palabras con las que termino la exposición de 1997. En este trabajo es esencial la libertad absoluta.  En cualquier trabajo, en el subte o en la calesita.

¡Hasta la próxima!

 





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado aún este artículo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms