El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

El rencor
Publicado el martes 29 de marzo de 2016 a las 08:56

 

Estimadas, estimados, tengo el gusto de anunciar el programa de radio En la otra puerta, http://www.enlaotrapuerta.com.ar/ de Ediciones Ruinas Circulares. Participaré  el domingo 3 de abril las 17,30 hs.

Para quienes no pudieron escuchar el anterior, está en http://tinyurl.com/hfoa93v

 

 

EL RENCOR

https://www.youtube.com/watch?v=x9-ipZ8jzQw

Algunos estudios  consideran al rencor culpable de enfermedades físicas.

Los diccionarios, terapias y sermones, lo ubicaron durante siglos como un indeseable al  que se debe suprimir, pero ya se sabe hierba mala nunca muere.

No figura entre los pecados capitales, ayuda-memoria de malignidades terriblemente humanas. Comunes y corrientes. Como anotar en el libro de la vida, tos, diarrea, presión alta. O aburrimiento, tristeza, desamparo.

Se los llamó “capitales” porque de ellos se desprenden cual municipios, casi toooodos los problemas letales que atormentan como mosquitos chicunguya.

El resentimiento, quizá sea  hijo de apareamientos indecentes:

Ira + Soberbia=  herida que pregunta“¿¡cómo!, ¡a mí!?”

Envidia + Ira= querer  lo que el otro tiene. Si hacen un trío con Pereza la persona cree que, encima,  al otro le resultó fácil.

Uno más y no jodemos más, Lujuria + Vanidad +Ira, (tuvieron mellizos) = celos + rencor.

El rencor  es descendiente directo de la ira.  Crece abonado por la creencia de que es verdad  lo que el resentido  piensa, razonamientos  inobjetables que provocan un enojo que se repite como el ajo. Y,  ¿si no fuera verdad?,  ¿si no fuera cierto el precioso razonamiento?

 

Héctor  Fenoglio http://tinyurl.com/jjjc59q  nos explica el tango psicológico.  Copio unas frases imperdibles:

“La letra de este tango despliega casi toda la gama de las «pasiones tristes» y «afectos falsos». ¿Por qué llamo falsos a estos afectos? [Pregunta Héctor] Porque están al servicio de ocultar y de mentir. En el caso del rencor, en primer lugar, busca evitar hacerse cargo de la propia responsabilidad en el dolor padecido.”  Chapó.

Scheler, dice que el rencor es “una auto-intoxicación, la secreción nefasta, en vaso cerrado, de una impotencia prolongada.”  ¡Guau!

Ese veneno, sería como una venganza que planea el resentido, dice HF.

Algunas personas se aferran al sentimiento;  lo viven como si les otorgara dignidad. Conservar la herida, apretar la espina, les hace sentirse mejor, menos agraviados, olvidar sería perder algo de identidad. Algo falso que legitima una identidad falsa, diríamos a coro con Fenoglio.

 

Para un psicoanalista inglés  la ira es un acto de esperanza, todavía la persona cree. Momento precioso que supone que el otro está vivo, que sigue ahí, que no se fue, hay a quien pegarle.

Conservarlo vivo, congelado en la memoria, un episodio, al que se puede volver cuantas veces se desee… joderse la vida.

Tirando del hilo, detrás del odio hay una enorme frustración, no una chiquita, de morondanga sino una flor de desgracia, una pérdida inestimable, como un naufragio. Zozobraron las expectativas.

Detrás, es probable, que se oculte una amarga decepción  y, todavía detrás, muy abajo un deseo verdadero.

Un deseo propio, un deseo que se decidió olvidar, ahogar en lava asesina, despojarlo de ganas. Pero sigue latiendo, como una astilla. Como un veneno para otro, que mata al que lo da. Mata la vida, el gustito, el jugo entre las células (endorfinas).

 

¿Qué satisfacción no encuentra su helado de chocolate existencial?

Y, ¿a quien se le podría preguntar?

Hasta la próxima!

 

 

 





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado aún este artículo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

Listado de boletines:
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados Sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- Los Niños
- Nuevas Enfermedades
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- Por qué? Por qué?
- Mandato o elección??
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Ubicación:
Coronel Díaz y Cerviño (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms