Inicio Quién soy Artículos Boletín Literatura Contacto
Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Seguridad
Publicado el viernes 19 de julio de 2019 a las 14:01

 

 

El mundo nunca fue, es ni será un lugar seguro.

El infantil refugio del tibio vientre materno es una fantasía explotada por mercaderes que hacen del mundo un lugar  peligroso. Y  llenan sus bolsillos  vendiendo talismanes, talleres y otras yerbas que aumentan la desprotección.

 

En épocas pasadas las gentes que debían atravesar el bosque para ir a otra aldea  se despedían de los parientes casi deudos porque era sabido que quizás no regresarían jamás. Bandoleros y animales salvajes arremetían contra cualquiera que se aventurara.

Los santos de los caminos como imágenes, velas o cultos regionales, del tipo Gauchito Gil o Caá Cucú, acompañaban a los viajeros que atravesaban montes y espinillares.

 

Desde sus inicios  cualquier cosa viva corrió entre pterodáctilos y lluvias de fotones, intentando sobrevivir. Y muchos helechos gigantes si hubieran podido hubieran corrido a la cueva más cercana. “Todo tiene miedo, –dijo una vez una maestra de yoga– las personas, los pájaros, hasta las plantas tienen miedo de morir de sed.”

 

Muchas personas dicen, “antes se dormía con la puerta abierta”. En mi infancia pueblerina eso no sucedía, y cada tanto aparecía alguien apuñalado o mujeres golpeadas, que claro nadie era diagnosticados de femicida. Aunque muchas veces, el hogar era también un sitio peligroso.

En las estadísticas, el violador nunca es un sátiro desconocido apostado en la penumbra sino algún pariente cercano, vecino o guardián, portero, o encargado del cuidado de niños. Da más “seguridad” encubrir secretos familiares que salir a pedir más guardianes físicos o mentales.

 

Como las plantas quieren su agua,  las personas desean seguridad, en sus parejas, en sus negocios, en cualquier emprendimiento. En la peluquería o en el jabón en polvo. El problema es cuando ese deseo se convierte en exigencia. Y los aprovechadores de turno prometan algo que no se puede cumplir. Exigirle a otro que brinde protección, ya es bastante descuidado y que el otro consienta… Houston tenemos un problema.

 

Infelizmente, caperucita, nadie puede darte seguridad sobre nada. Ese sueño imposible y esa promesa tramposa, estarían arrasando áreas personales que sí pueden y deben garantizarse. El derecho que tienen todas las personas por el solo hecho de haber nacido, de decir no; de pedir ayuda adecuada, de ser cuidadosos, amables y atentos con la mismidad.

 

Acusar a otros de  los problemas propios es una coartada que solo prolonga y cronifica  los malestares. Tanto como montarse en  grandes entretenimientos, causas ajenas, proyectos de otros y posponer in--fi ni-ta-men-te cualquier pregunta íntima, del tipo: ¿quién soy? ¿qué quiero hacer?

Ningún viaje, casa, mascota, noviongo o amigovia, bolso o cualquier otro castillo de naipes puede rellenar esa respuesta.

 

La búsqueda de seguridad en una fuente externa es el engañapichanga de quienes intentan encubrir  sus propios desperdicios.  Escombros, que bien apilados y unidos con argamasa de acciones privadas, silenciosas y amorosas integran cada individualidad en una obra genuina.

 

 





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado an este artculo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Listado de boletines:
- Y que le digo si...
- Se lo dije
- Creaciones de la mente (Trilogía)
- Pareja: las cuatro cosas
- Seguridad
- Un cuento de Fin de Año
- Libro Nuevo
- Feliz Año Nuevo
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- La infancia
- "Nuevas Enfermedades"
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- ¿Por qué? ¿Por qué?
- ¿Mandato o elección?
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- ¿Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

Ubicación:
Villa Crespo (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms