Inicio Quién soy Artículos Boletín Literatura Contacto
Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Se lo dije
Publicado el viernes 4 de octubre de 2019 a las 17:36

Es la marca en el orillo, el madeinchina de la voz más estéril de la historia de la humanidad.  Se lo dije significa, literalmente traducido al sistema de maquinaciones mentales, no va a cambiar nada.

Nada va a cambiar y lo sabe, cuando selodice, la novia al novio, el socio a la socia, el jefe al gerente, profesores, alumnos y demás participes de la danza de la vida.

Se lo dijo. Quizás más de una vez. Es la certificación de una falla  en el traspaso de una información de la que el receptor jamás se enterará.

Cuando es necesario decir algo que enoja y parece indiscutible (rabia+obviedad) ya algún hilito de la red de comprensión ajena está roto. Difícil de coser con argumentos como el tul, la aguja lo rompe más.

El puente imaginario de que otro ser debe ponerse (pensar, actuar, soñar) como si fuera la persona que dice, nunca existió. La frase “se lo dije”  solo refuerza la ilusión de que un puñado de sonidos pueden realizar el milagro de que el otro entienda; y si entiende y hace lo que se le dice el dicente se sentirá bien. Exigencia de curación propia a través de reacciones digitadas al exterior.

Los miles de millones que intentaron regentar a otros saben, en el fondo de su alma, que nunca lo lograron. Nunca.

Organizarse  a sí mismo es lo único posible y es lo que más se intenta diferir esperando la carroza de que el prójimo actúe según selodijismos varios.

Un esclarecido autor se pregunta: “¿Qué nos lleva a desear con urgencia un molde al cual someternos y someter a los demás para que nos proteja y nos dé cierta tranquilidad?”

El absolutismo personal lleva a dirigir una orquesta que no suena. Impide la acción por ramilletes de selodijes para cada ocasión. Confianza en las órdenes propias más que en la capacidad de hacer.

Contarle a la amiga, al amigo los selodijes de la semana son bolsones de citas de energía perdida. Una lluvia en un desierto sin semillas. Se evapora antes de caer.

Los selodijistas no escarmientan, atacan de nuevo. Abonando en cada asalto el desarrollo de tres síntomas: enojo, aburrimiento, inconformidad.

¿En qué manos estaría  hacer diferente? ¿Es posible dejar de ordenar la vida ajena? O, es tanto lo que tendrá que cambiar el dicente que prefiere que cambien los demás en una cadena perpetua de expectativas y exigencias.

Ver Fátima y los animales, quien lo solicite recibirá un cuento sufí de regalo.

Continuará... Se lo dije.





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado an este artculo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Listado de boletines:
- Y que le digo si...
- Se lo dije
- Creaciones de la mente (Trilogía)
- Pareja: las cuatro cosas
- Seguridad
- Un cuento de Fin de Año
- Libro Nuevo
- Feliz Año Nuevo
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- La infancia
- "Nuevas Enfermedades"
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- ¿Por qué? ¿Por qué?
- ¿Mandato o elección?
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- ¿Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

Ubicación:
Villa Crespo (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms