Inicio Quién soy Artículos Boletín Literatura Contacto
Newsletters de psicología

Para suscribirte al boletin Mujer&Psicología de manera gratuita hacé click acá y completá tus datos.

 

ISSN 1853-2926

Conversaciones internas
Publicado el miercoles 18 de diciembre de 2019 a las 13:55

 

 

Algunas personas tienen conversaciones imaginarias.

Identificar subespecies al azar implica reconocimientos saludables.  Un diagnóstico-terapéutico, como verse un granito en el espejo, y quitarlo o disimularlo.

Darse es cuenta es parte de la solución de una dificultad o un obstáculo. Frase común que adquiere relevancia cuando se está dispuesto a vivir bien. Muy diferente a entender todo y seguir  croando en el estéril estanque de continuar a pesar del daño.

 

Uno de los más frecuentes parloteos internos es la licuadora de proseguir una discusión o debate luego de terminada la charla.

Los franceses tienen una expresión para esa reunión de consorcio mental: L’esprit de l’escalier (parece que a ellos les pasa).

El ingenio de la escalera. Las mejores argumentaciones y retruques que se le ocurren a alguien después.

Los lleva consigo en el viaje a casa o mientras guarda las sobras de la reunión en la casa. Los conserva en la almohada y en el peor de los casos se pueden acarrear días, meses, incluso años.

Una charla con contrincantes  que ya no están, que  viven y duermen tranquilos, ausentes de la convocatoria.

Otra forma de desperdiciar energía, tiempo y a veces dinero (son intercambiables) es encauzar los pensamientos en el río de diálogos que jamás sucederán.

Se inventan respuestas y acechanzas; espectros internos con voz (inspirado en el cuento El cadáver y el rey). Un muerto con un duende adentro que promueve acertijos y problemas futuros o pasados, o sea, que no están sucediendo. 

A esa voz, el damnificado, la damnificada, le responden diferentes soluciones a problemas que no se tratarán jamás. Calumnias fabuladas, insultos imaginarios que se responden como si fueran reales.

 

Por último, en este breve muestrario de larvas, existe la posibilidad de que una persona pueda enturbiarse mentalmente  a sí misma con un caldo viejo; yendo a un encuentro,  a pedir trabajo o inclusive nada (la mente no necesita ningún asidero real) aparece flotando  como camalote la  presentación para la prensa.

En este caso la víctima de su propia cabeza se encuentra afirmando quién es, qué le gusta, qué hizo o qué no hizo. Cierto abuso  de la palabra siempre al comenzar una frase le otorga fuerza.

En una especie de reportaje imaginario dice, por ejemplo, siempre me trataron mal o siempre me traen o me llevan. Relata a qué escuela fue, con quien se sentaba; donde acostumbra tomar mate o café. A qué se dedica la mayor parte del tiempo. Su hobbies. Amor u odio por las mascotas. Recuerdos infantiles, enojos, abandonos.

 

Todos los ítems tratados admiten variaciones y combinaciones; aberraciones de retarse varios días por algo que se dijo, por un mensaje que se mandó o no se mandó. Cientos de auto-puniciones y castigos.

 

Es posible abandonar estos lujosos gastos, que no se pueden pagar y que si se pagan empobrecen a un Yo náufrago y cubierto de harapos mendicante de la atención, el cuidado y/o el amor ajeno. Horizonte imposible para quienes no saben equivocarse, amarse, reírse, dudar.  

 

¿Es posible abandonar hábitos malsanos?  

Se puede intentar probar poco a poco la abstinencia, al principio cuesta,  aunque brinda una gran satisfacción. Abstenerse  de comentarios internos y externos es juntar poder personal.

 

Como dice la Reina de Alicia,  “al principio da vértigo, después te acostumbrás”.





Comentarios de este boletín: (click acá para comentar)


Escriba las dos palabras que ve en la imagen:

Nadie ha comentado an este artculo

 

Política de privacidad: las direcciones de e-mail obtenidas a partir de una consulta por la Web o de la suscripción de nuestro Newsletter no serán jamás comercializadas ni cedidas bajo ningún concepto.

El material publicado tiene el propósito de brindar información sin que ello implique responsabilidad sobre la misma. La lectura del sitio no constituye consejo profesional ni crea relación alguna de asistencia. Quien accede a recibir voluntariamente este Newsletter acepta que toda la información del mismo, errores u omisiones en los que pueda incurrir no podrán ser utilizados como base de ningún reclamo, demanda o causa de acción legal.

Si Ud. desea publicar alguno de estos artículos, por favor solicitar autorización.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Listado de boletines:
- Conversaciones internas
- Y que le digo si...
- Se lo dije
- Creaciones de la mente (Trilogía)
- Pareja: las cuatro cosas
- Seguridad
- Un cuento de Fin de Año
- Libro Nuevo
- Feliz Año Nuevo
- Tomar pastillas
- Madres suficientemente malas
- El infierno de las citas
- La crítica
- El rencor
- El miedo
- Cambiar
- La culpa se elabora
- Decir la verdad
- Contracuento
- Lo que se echó a perder
- Soltar
- Adicciones
- Tips para Comenzar
- La Felicidad
- Sabiduría
- Injusticias
- Amistad
- Autoestima
- Saber hacer
- Paciencia
- Volver a empezar
- Carnaval
- Felicidades
- Cuidados sospechosos
- Identidad Sexual
- Comprar todo hecho
- La infancia
- "Nuevas Enfermedades"
- Complejo de Evita
- Cómo quedarse sola(o) para siempre
- Celos, lloros y samaritanismos
- Futurológicas
- Balance
- La Neura
- ¿Por qué? ¿Por qué?
- ¿Mandato o elección?
- Sobre el dolor
- Instantaneidad
- ¿Querés cambiarlo?
- Conocer Gentes
- El Peso
- Cultivar el Ocio
- Gozadumbres
- Estar en Barbecho
- El Bajón
- Bajá un cambio
- Maldita Tecnología II
- Maldita Tecnología
- El amor según Holliwood
- El Silencio
- Cansa estar alerta
- Cómo manejar el dinero
- Fondo duro, trato amable
- La Alimentación
- Cuidar el cuerpo
- 4 cosas para el buen vivir
- Las Lolas
- Los Celos
- Incertidumbres
- La curiosidad
- Lo femenino
- Origen del sufrir
- El Stress
- Vivir Disociadas
- En qué invertir?
- Fin de Año
- Envejecer?
- La Fruncida
- Si te gusta, cuidalo
- Elegir un tipo particular
- Padres que envejecen
- Cuando él se aleja
- Me siento mal
- A quiénes me dirijo

Ubicación:
Villa Crespo (C.A.B.A.)
inicio | quién soy | artículos | el libro | boletín | literatura | redes profesionales | contacto

.:: Diseño web: Zaikoms